CUIT Pass
NOVEDADES
02/10/2013
SE VIENE EL FRIO Y CON EL LA HIPOMAGNESEMIA

La hipomagnesemia es una enfermedad metabólica que tiene una frecuencia de presentación importante en las zonas de cría de todo el país y con destacados síntomas neurológicos.

Constituye la primera causa de muerte en vacas de cría, con un índice de mortandad del 4% de los rodeos.

Los requerimientos de magnesio  son más bajos en bovinos en crecimiento (0,10 %) que en vacas gestantes (0,12 %) o vacas en lactancia (0,20 %).

Existen dos tipos de hipomagnesemia: “La primaria, cuando el contenido de magnesio en el pasto es menor al 0,20% de materia seca condición que no cubre los requisitos mínimos de ese mineral por parte del animal y la secundaria, cuando el contenido de magnesio en el alimento es el adecuado, pero la presencia de elementos interferentes impiden su absorción y utilización.

Debido a que el rumen es el principal sitio de absorción de Mg en rumiantes, todos los antagonistas importantes que actúan en este lugar impiden su absorción y la consecuente presentación de síntomas clínicos.

Cuál es la causa de la presentación de este síndrome, desde el punto de vista climático los  días fríos, lluviosos, con escasa luminosidad y ventosos son los factores predisponentes ( ya que las plantas absorben menos magnesio del suelo), siendo las gramíneas las forrajeras problema, ya que las leguminosas no intervienen en la patogenia de la misma.

Últimamente se han presentado muchos casos clínicos en ensilajes de autoconsumo a los cuales no se les había suministrado sales de magnesio en forma conjunta.

Los meses de mayor incidencia son de junio a agosto. La presencia de signos clínicos de tetania hipomagnesémica está asociada a factores multifactoriales todos ellos estresantes (ambientales, dietarios o de manejo), y es mucho más común como ya dijimos en vacas de cría que en novillos.

Con respecto al factor dietario las pasturas con rebrote otoñal por ejemplo los verdeos invernales como las avenas, centeno, el raigrás tierno y demás gramíneas con  poco contenido de materia seca y pobres  en energía son factores fundamentales para su aparición.

El aumento del potasio y nitrogeno, la  baja concentración del sodio sobre todo en el agua de bebida hacen posible su ocurrencia ya que son los principales antagonistas de la absorción.

También es importante considerar la edad de los animales es menos frecuente en animales jóvenes que en adultos, si la condición corporal es baja  mayor es el riesgo, los animales en gestación o lactación al tener mayores requerimientos nutritivos son más afectados que la vaca vacía.

Las vacas de mayor edad son más propensas a sufrir esta enfermedad metabólica.

Todo animal que sufra stress de cierto nivel como arreos, encierres mayores a 24 hs, necesariamente tendrá menos consumos de alimentos y por lo tanto menos ingesta del mineral.

La enfermedad debuta a veces con muerte súbita y solo se encuentra al cadáver con una ligera timpanización ruminal.

La forma aguda se manifiesta con temblores, orejas erguidas, cabeza elevada y ojos que miran al vacío, marcha vacilante, tambaleo ( ataxia), hipersensibilidad al tacto y al ruido, convulsiones, decúbito lateral, pedaleo y muerte del animal.

Algunas veces encontramos los animales en decúbito lateral con la cabeza hacia atrás y los miembros extendidos emitiendo quejidos.

Al realizar la necropsia nos encontramos con datos poco significativos. 

Debemos por lo tanto hacer análisis complementarios a través del suero sanguíneo  (concentración de Mg), análisis del pasto (Ca.-K-Mg)  siendo el de mayor valor diagnóstico el estudio del líquido cefalorraquídeo, humor acuoso o humor vítreo ya que generalmente el análisis de sangre nos dará valores normales.

Para prevenir la aparición de esta enfermedad necesitamos trabajar sobre los factores de riesgo antes mencionado ó sino tratar de dilatar la entrada de animales al potrero problema.

Se utilizan con gran éxito las sales de magnesio en bateas como por ejemplo el Oxido de Magnesio que se presenta al 50-60 % Mg y la solubilidad del mismo depende del molido y la temperatura de calcinación.

También podemos usar el Sulfato de magnesio al 10% ó  Cloruro de Magnesio al 12% .

Muy buenos resultados producen los gránulos de fosfato de Mg y oxido de Mg recubiertos de cloruro de sodio que poseen un 33%  de Mg activo.-

Para prevenir la hipomagnesemia, el Mg debe ser suministrado al animal con la dieta, exclusivamente por vía oral y en las épocas de mayores requerimientos.

El uso de inyectables carece de valor preventivo, ya que el bovino no tiene capacidad para almacenar el exceso de Mg y lo elimina rápidamente por orina.

Los requerimientos totales son de 30 g/día de Mg para un animal adulto y 6 g/día para terneros.

También se pueden dar piedras, bloques para lamer o sales en bateas, pero como el Mg es amargo una buena estrategia es mezclar sus sales con maíz molido, afrechillo, o emplear saborizantes. En el caso en que los animales no acepten el suplemento salado, se puede mezclar el Mg con melaza.

Otra opción es agregar 1,5 g de cloruro de magnesio por litro de agua en los bebederos cuando se dispone de aguas de buena calidad (si estas tienen muchos sólidos totales disueltos no sirve esta vía) y de una sola fuente de abrevado. Asimismo, las medidas preventivas de manejo son fundamentales: Reservar pasturas de otoño, rastrojos de maíz o rollos para suplementar a la hacienda durante el período de riesgo.

En el caso de ser necesario un tratamiento para aplicar a un animal caído o con síntomas de hipomagnesemia, se debe recurrir a una fuente de Mg inyectable, por vía endovenosa, donde los resultados son espectaculares.

Hay que tener  en cuenta que sólo elevará la magnesemia durante 24-48 horas, por lo que inmediatamente se tendrá que asegurar un nuevo aporte de Mg por vía oral.

 

Autor: Antonio José Marcelo Ierace M.V. 


CV


- Egresado de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Buenos Aires 1980.                                                                                                                                  
- Docente de la Cátedra de Semiología y Propedéutica Clínica. Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de La Pampa.
- Categoría de Investigador, Asignada por La Universidad Nacional de La Pampa. Decreto PEN 2427/93.
- Publicó trabajos de investigación a nivel nacional e internacional.
- Publicó libros en carácter de coautor. UNLPam.
- Asesor Técnico y Representante Zonal de Campos & Asociados de Hojobar S.A. La Pampa.

SE VIENE EL FRIO Y CON EL LA HIPOMAGNESEMIA
CASA CENTRAL l BUENOS AIRES: